Los sellados son sustancias químicas cuya  función es la de hacer de barrera fisiológica impidiendo que las bacterias y restos de alimentos penetren en las fosas y fisuras. De esta forma se evita la aparición de caries.

Las piezas elegidas para sellar son las molares definitivas.